Perspectivas Climáticas para la Próxima Campaña

Ing. Agr. Eduardo M. Sierra – Especialista en Agroclimatología | ESPECIAL PARA AGROEDUCACIÓN

Aunque muchas fuentes insisten en anunciar el desarrollo de un episodio débil de “El Niño”, el Océano Pacífico se mantiene neutral: Su porción ecuatorial presenta un débil calentamiento, mientras que el litoral americano se encuentra frío, debido al avance hacia el norte de la corriente marina fría de Humboldt.


Por su parte, el Océano Atlántico muestra fuertes perturbaciones: Su porción subtropical observa un marcado calentamiento, causado por el avance hacia el sur de la corriente cálida del Brasil, mientras que su porción meridional se encuentra levemente por debajo de su temperatura normal, hacia debido al avance hacia el norte de la corriente fría de Malvinas.

El escenario más probable (70 % de Probabilidad) continúa siendo que se mantenga un estado “Neutral Levemente Cálido”, en el Pacífico Ecuatorial, mientras que el Atlántico continuaría en una situación muy cálida, en su porción Subtropical, mientras que su porción Sur, seguiría levemente fría, dando como resultado una evolución algo irregular, sin grandes extremos a nivel regional, pero con perturbaciones locales de consideración.

La persistencia de esta combinación de factores contrapuestos genera la perspectiva que el final de la campaña agrícola 2018/2019 y el inicio de la campaña agrícola 2019/2020 continúen desarrollándose en un escenario climático regional cercano al promedio, pero con marcadas perturbaciones locales.

No obstante, debe tenerse en cuenta que, aunque el escenario descripto es el más probable, el sistema climático se encuentra afectado por una marcada inestabilidad, que lo hace susceptible a frecuentes cambios, de manera que otros escenarios son también posibles.

El posible desarrollo de un episodio de “El Niño” cuenta con una probabilidad de un 20%, en cuyo caso podrían producirse precipitaciones muy abundantes, causando la crecida de los grandes ríos y el anegamiento de áreas bajas interiores.

Menos probable, pero posible, con una probabilidad del 10%, es el desarrollo de un episodio de “La Niña”, que podría causar sequía y bajante de los ríos.

Frente a estas alternativas, será necesario mantener un estado de alerta, monitoreando los cambios en el sistema climático, a fin de hacer frente, en forma exitosa a las alternativas que vayan presentándose.


Ing. Agr. Eduardo M. Sierra – Especialista en Agroclimatología |
 Agroeducacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


TOP