Expectantes a la habilitación de un nuevo ciclo alcista de mediano plazo para los granos

Ruben J. Ullúa – Analista de Mercado Financieros | INFORME ESPECIAL PARA AGROEDUCACIÓN

Finalizado ya el mes de enero de este nuevo año 2019, podemos observar cómo los granos prolongan el proceso de consolidación en sus precios y apatía en su comportamiento, creando incertidumbre sobre el comercial al momento de tener que tomar decisiones de cobertura y dejando poco margen al especulativo para sacar ventaja de la variación de precios.


Esta condición de mercado es la que de algún modo le quita interés de participación al segmento especulativo, limitando el ingreso de flujo operativo y contrayendo los volúmenes de transacción. Claramente el mercado de granos se encuentra necesitado de fundamentals y detonantes, para reavivar el interés de los participantes y con ello poder tomar hacia adelante una tendencia direccional sostenida. Sin embargo, ¿qué podemos destacar desde el análisis técnico ante el comportamiento detallado para este mercado?

Quienes conocen de la materia, sabrán que el análisis técnico tiene por condición principal identificar e interpretar lo que los operadores en su accionar de compra y venta vienen advirtiendo como expectativa de precio.

Es a partir de este concepto que asociamos la apatía actual del mercado de granos, principalmente a un desinterés de participación del especulativo y a una concentración operativa del comercial, donde el productor aprovecha las recuperaciones de precios dentro de la zona de consolidación para salir a cubrir mercadería y el importador o el industrial, intenta sacar provecho de los recortes de precio a la zona baja de consolidación para asegurarse mercadería. En definitiva, estamos en presencia de un mercado que lateraliza su precio asociado actualmente a una relación de equilibrio entre la oferta y la demanda comercial, siendo necesaria la aparición del flujo especulativo para que esta condición de equilibrio se rompa y así los precios puedan tomar una tendencia direccional más marcada.

Ahora, más allá del comportamiento lateral en el cual se encuentra actualmente inmerso el precio de los granos, ¿podríamos desde una perspectiva técnica avizorar una definición tendencial, ya sea en sentido alcista o bajista para los próximos meses?

En este sentido, como respuesta a esta consulta que actualmente se pudiera estar haciendo el lector, debemos decir que al repasar técnicamente las gráficas de mediano plazo de la soja, maíz y trigo, en todos los casos podemos considerar en un marco amplio, que todo el bear market que han desarrollado estos commodities en los últimos años, más precisamente desde sus máximos históricos conseguidos en el año 2012, ya habría consolidado una zona de piso importante. Por ello, estamos expectantes que el ciclo cambie y que hacia adelante el precio de estos commodities comiencen a recuperar parcialmente el terreno perdido.

En lo que respecta al mercado de soja Chicago, la atención debe centrarse en la zona de 950-1000 centavos.

En lo que respecta al mercado de maíz Chicago, la atención se ubica en los 400-450 centavos.

Mientras que por el lado del trigo Chicago, la zona de 580-620 centavos es el escollo más importante.

Si bien actualmente los precios se encuentran algo alejados de estos parámetros de referencia de mediano plazo, las expectativas actuales están inclinadas hacia la posibilidad que estos puedan en las próximas semanas ir a testear de lleno la zona de escollo sugerida. Finalmente un quiebre de esa zona será lo que termine por confirmar nuestra lectura analítica de recuperación mayor hacia adelante para estos commodities.

Bajo este esquema analítico, resulta importante que el lector pueda diferenciar los marcos temporales, sabiendo que si bien de corto plazo las condiciones para el mercado de granos se mantienen aún estables, prolongando el proceso de lateralización, en un marco temporal más amplio, nuestras expectativas son optimistas, con proyecciones bastante ambiciosas en los precios para adelante, que de algún modos nos lleva a considerar que desde lo operativo, aquellos que tengan necesidad de salir a cubrir mercadería para responder a compromisos contra cosecha, consideren también tomar una posición de cobertura de esa venta realizada, con la compra de calls, que les permita aprovechar el eventual avance de precio sugerido, en caso que este pueda habilitarse más temprano que tarde.

En conclusión, creemos que la estabilidad y apatía que presenta actualmente el mercado de granos podría estar ya próxima a su finalización y así liberarse hacia adelante un nuevo ciclo ascendente en los precios, que permita ir recuperando de manera parcial las fuertes pérdidas sufridas los últimos años. Será así??… veremos…

Ruben J. Ullúa | Docente de Agroeducación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


TOP