El mercado intenta adivinar el piso mientras la presión política magnifica los fundamentales negativos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


TOP